Las plantillas son prótesis ortopédicas que tienen como finalidad modificar o corregir la pisada o ciertos problemas posturales como pies planos, pies cavos, fastitis plantar, dedos en garra, espolones, etc.

Cada par de plantillas ronda los 150 euros pues son realizadas por expertos específicamente para el paciente.

Una vez que el paciente tiene la plantilla y se da cuenta que no cabe en ningún zapato que ha utilizado hasta ahora, le surge la desesperación. Ya no cabe en esos diseños comerciales más preocupados por la moda que por nuestra salud y claro, cambiar ese “chip” no es fácil.

A nuestras tiendas cada día vienen más clientes con esta desesperación y para nosotros es un reto encontrarles un buen calzado que se adapte a sus nuevas necesidades.

Como la experiencia es un grado te queremos dar 10 TIPS para que evites el uso de plantillas ortopédicas en un futuro, evites ese estado de desesperación y cuides tus pies pensando en el futuro.

Qué hacer para no usar plantillas

1º Deja de usar esas bailarinas planas que te destrozan los pies. Son las causantes de futuros problemas plantares como fascitis y dolores en el talón.

2º Conoce de una vez tu verdadera talla. Mide el pie descalzo sobre un papel y dale 1cm de margen. Una talla equivocada puede provocar problemas en las uñas en zapato cerrado.

3º Siempre es mejor una ligera cuña de 1cm. Ir planos nos puede provocar problemas en rodillas y espalda.

4º Preocúpate por la horma igual que por la talla. Si tus pies son más anchos busca hormas más anchas para evitar futuros juanetes.

5º Siempre piel y forro de piel. Mira en las pegatinas del fabricante si el forro es piel auténtica. Tus pies estarán más sanos y traspiraran mejor.

6º Suelas de caucho natural o goma que amortigüen tu pisada y protejan articulaciones y lumbares de los impactos.

7º Usa zapatos con plantillas tecnológicamente patentadas para que aíslen tus plantas del suelo y te aporten confort al caminar.

8 º Busca nuevos materiales que se adapten a tus necesidades. Como suelas XL extralight que reducen el peso del zapato, ideal para personas con varices que notan pesadez en la piernas.

9º Calzado ajustable con velcros o cordones para caminatas largas o viajes. Un buen ajuste evita torceduras de tobillos y corrige malos hábitos de pisada.

10º Construye un buen zapatero. Más vale tener dos buenos pares de zapatos que cien que te destrocen los pies.